¿Es necesaria tanta información de usuarios para las empresas?

Un estudio demuestra que es un error pensar que,si los consumidores no brindan sus datos en Internet, no podrán acceder a la información o productos que requieran.

02 de octubre de 2017

Por: Walter Frick

La economía en línea – desde la búsqueda hasta las redes sociales, pasando por los correos electrónicos – se construye en gran parte sobre el hecho de que los consumidores están dispuestos a entregar sus datos a cambio de productos gratuitos y fáciles de utilizar. La suposición detrás de este intercambio es que, si no se da toda esa información, los productos tampoco serán tan buenos o tendrán un costo.

Sin embargo, Lesley Chiou, de Occidental College, y Catherine Tucker, del MIT, publicaron un nuevo documento de trabajo que sugiere que el intercambio no siempre es necesario. Mediante el estudio de los efectos que tienen las regulaciones de la privacidad en la Unión Europea, intentaron medir si anonimizar y eliminar la identificación de datos de búsqueda afecta la calidad de resultados de búsqueda.

via GIPHY

NO HAY MUCHAS DIFERENCIAS
La mayoría de los buscadores captura la información del usuario: direcciones IP y otros datos que pueden identificar a un usuario entre muchas visitas. Después, esta información permite que las empresas detrás de los buscadores mejoren sus algoritmos y personalicen los resultados para el usuario.

Al menos, esas es la idea. Para determinar si el almacenamiento de información personal de los usuarios mejora los resultados de las búsquedas, Chiou y Tucker se fijaron en cómo difieren los resultados de las búsquedas de Bing y Yahoo! antes y después de los cambios en las regulaciones que impuso la Comisión Europea sobre la retención de datos.

Las investigadoras observaron la información proveniente de los historiales en residentes del Reino Unido antes y después de los cambios. Para medir la calidad de las búsquedas, se fijaron en la cantidad de búsquedas repetidas: una señal de insatisfacción con los resultados de la búsqueda. En los tres casos, encontraron que no hay ningún efecto significativo a nivel estadístico sobre la calidad del resultado de la búsqueda después de los cambios en la política de retención de datos. En otras palabras, la decisión de anonimizar o no identificar la información no parece perjudicar la experiencia de búsqueda. “Nuestros resultados sugieren que los costos de mantener la privacidad podrían ser menores de lo que se perciben en la actualidad”, señalaron las autoras en su trabajo, aunque indicaron que había conclusiones diferentes en estudios previos.

(Walter Frick es uno de los principales editores en Harvard Business Review)

Publicado el 02/10/2017 en la edición impresa de nuestro diario Gestión .